EconomíaNoticiasPoliciaca

Colombia | Íngrid Betancourt vuelve a ver a sus secuestradores de las FARC: ¿Qué tan relevante es hoy su figura? | MUNDO

Trust Project

Conforme a los criterios de

Saber más

La excandidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt tendrá este miércoles su primer encuentro con las FARC desde su liberación hace casi 13 años. Exactamente el 2 de julio del 2008 la política fue rescatada por el Ejército en la Operación Jaque tras haber estado secuestrada durante más de seis años por los ex jefes de la extinta guerrilla en las profundidades de la selva. “No sé si estoy preparada, es la primera vez que voy a verlos cara a cara después de que me liberaron”, reconoció el lunes ante la prensa de su país.

Betancourt, posiblemente el rostro más visible de los políticos que fueron raptados por las FARC, aterrizó en Colombia desde Francia -donde radica ahora- para compartir su testimonio ante la , creada por el acuerdo de paz que firmaron el Gobierno y la guerrilla en el 2016.

LEE TAMBIÉN: Joven muere en Bogotá tras resultar herido en enfrentamiento con la policía

En el “Encuentro por la verdad”, programado para el miércoles a las 9 de la mañana, la política de 59 años estará frente a frente con el último comandante de la guerrilla, Rodrigo Londoño, y con los excombatientes Pastor Alape y Julián Gallo, hoy senador por el partido Comunes.

Por parte de las víctimas, en este escenario estará presente Ingrid Betancourt, a quien las FARC-EP mantuvieron cautiva durante seis años y medio hasta que el Ejército logró su liberación […] El secuestro ha dejado afectaciones psicológicas, personales y físicas que perduran en el tiempo para las víctimas y para sus familias”, dice la Comisión de la Verdad en la .

Betancourt ha señalado que le gustaría ver de los excombatientes “un tránsito de una posición” que “ha sido dogmática, ideológica, de justificación” a una postura de “reflexionar sobre eso que sucedió, de cómo fueron capaces de hacer lo que hicieron”.

En esta foto de archivo tomada el 5 de mayo del 2016, la política franco-colombiana y ex rehén de las FARC, Ingrid Betancourt, habla durante el foro
En esta foto de archivo tomada el 5 de mayo del 2016, la política franco-colombiana y ex rehén de las FARC, Ingrid Betancourt, habla durante el foro “La reconciliación, más que el realismo mágico” en Bogotá. (AFP / LUIS ACOSTA).

La excandidata presidencial se reunió el mismo lunes con el presidente Iván Duque para intentar mediar en la crisis que vive Colombia por las manifestaciones antigubernamentales. Aunque el encuentro con el mandatario fue privado, el diario colombiano “” señala que Betancourt reveló algunos detalles de la conversación.

Nuestros muchachos, nuestra juventud, en particular la juventud pobre de Colombia, es considerada como un delincuente por el hecho de ser pobre y joven, es decir, de eso tenemos que salir, las personas que están protestando no son terroristas, no son vándalos”, le dijo a Duque.

LEE TAMBIÉN: Cómo las protestas en Colombia destaparon el soterrado odio de clases instalado en Cali

Vocera de la reconciliación

Betancourt estuvo en cautiverio bajo poder de la guerrilla entre el 2002 y el 2008. Su rapto se dio durante el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002) por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy desarmadas y convertidas en partido político. Fue rescatada en la Operación Jaque durante el mandato de Álvaro Uribe (2002-2010). En ese entonces Juan Manuel Santos, quien luego sería presidente, era ministro de Defensa.

Tras su liberación, Betancourt fue blanco de críticas por su aspiración a recibir una indemnización del Estado por el secuestro del que fue víctima. La suma solicitada era de unos ocho millones de dólares. Sin embargo, en el 2010, finalmente optó por desistir en su solicitud de la millonaria reparación.

LEE TAMBIÉN: Duque dice que la acogida de los migrantes venezolanos es “un gesto de paz incontrovertible”

“Era una cifra simbólica”, dijo al explicar sus motivaciones a Caracol Televisión. Aseguró que solo pretendía llamar a la reflexión sobre el derecho que tienen las víctimas a ser indemnizadas.

La Operación Jaque del Ejército rescató a Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y once militares y policías. (Foto: Reuters)
La Operación Jaque del Ejército rescató a Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y once militares y policías. (Foto: Reuters)

Convertida en vocera de la reconciliación, Betancourt ha dedicado su tiempo a abogar por el perdón. “Desde su liberación, ha residido la mayor parte del tiempo en Europa y se ha mantenido relativamente alejada de la vida pública, pero ha respaldado sin matices el proceso de paz con la extinta guerrilla”, dijo el diario “El País”.

Ariel Ávila, politólogo colombiano y Subdirector Fundación Paz y Reconciliación, destaca a El Comercio que Íngrid Betancourt ha ido de vez en cuando a Colombia hablar del proceso de paz, a decir que hay que apoyarlo y a pedir justicia.

Es una figura que representa todo el dolor de lo que pasó en el marco del conflicto armado y por ende lo que ella diga o haga va a tener un impacto en el tema de víctimas y en cómo se ve al proceso de paz desde afuera. Lo que ella diga sí va a tener un impacto en el proceso de paz por todo lo que sufrió. Se sabe que el otro año comienzan a salir las sentencias y esto va a ser un gran debate. El papel de ella en ese punto sí es clave”, apunta Ávila en comunicación especial con este Diario.

LEE TAMBIÉN: Protestas en Cali dejan un manifestante muerto y cuatro policías heridos

Sin mayor peso político

Sin embargo, el experto apunta que, más allá de su rol como vocera en temas sobre el conflicto armado, Betancourt no tiene mayor peso en la escena política colombiana.

Hoy en día es una figura irrelevante políticamente. Hay algunos partidos -sobre todo los partidos de centro, centroizquierda- que la quisieran lanzar al Senado de la República, buscando gente con una imagen importante. Pero políticamente no juega, ni va a ser candidata presidencial, ni va a poner ni quitar presidentes. Es una figura mediática pero irrelevante políticamente”, considera.

Agrega que hoy la gente joven no la conoce y no tiene mayor imagen de ella que la de una persona que fue secuestrada por las FARC. ”Pero no sabe su historia política. La están intentando convencer de que postule al Senado, pero yo no considero que ella vaya a aceptar”, afirma.

Betancourt ha sentado posición en algunos de los eventos políticos más importantes. En junio del 2018 visitó Colombia para respaldar a Gustavo Petro, por entonces candidato antiestablishment en las elecciones de Colombia, en las que finalmente ganó Iván Duque.

TE PUEDE INTERESAR



elcomercio.pe

Siguenos en Google News como: El Comercio Online

El Comercio Online

Leave a Reply