CienciaDeportesEconomíaNoticias

La inequidad de las vacunas en el mundo, por Elmer Huerta

La inequidad de las vacunas en el mundo, por Elmer Huerta

Si la lucha entre el ser humano y el nuevo coronavirus fuera un partido de fútbol, decíamos en enero o febrero pasado que el planeta estaba recién en los veinte minutos del primer tiempo. Al igual que en una final del campeonato del mundo, durante ese lapso los rivales recién se estaban estudiando y se afianzaba que el contagio se producía a través de aerosoles y se acababan de descubrir las variantes del SARS-CoV-2.

LEE: La polémica por mascarillas en EE.UU

En los últimos meses, el uso de las vacunas –un poderoso instrumento de salud pública– ha hecho que, como fuera del control remoto, este partido entre la humanidad y el virus se adelante en el tiempo.

Tristemente, ese avance rápido no ha sido igual para todos los países. Mientras que las vacunas han permitido que algunos países estén ya jugando el segundo tiempo del partido, muchos otros –como el Perú– se han quedado aún en el minuto 25 del primer tiempo.

—Desigualdad en el uso de las vacunas—

Al escribir esta columna, se calcula que se han administrado 1.600 millones de dosis de la vacuna en 176 países en el mundo, a un promedio de 28,7 millones por día, con lo que se logró que el 10,3% de la población del mundo esté ya completamente vacunada.

Pero la desigual distribución de las vacunas muestra que, pese a tener solo el 10,4% de la población mundial, el 32,1% de las vacunaciones se realizó en los 27 países más ricos del mundo.

A este ritmo, se calcula que EE.UU., por ejemplo, que vacuna a un promedio de 1,87 millones por día, alcanzaría la inmunidad de rebaño (75% de la población completamente vacunada) en cuatro meses. Chile, con 96.962 vacunaciones diarias, ya inmunizó completamente al 39,9% de su población y se calcula que llegue a la inmunidad de rebaño también en cuatro meses.

Por contraste, países como el Perú, con 77.987 vacunaciones diarias, ha inmunizado completamente a solo el 2,7% de su población, y demoraría 19 meses en alcanzar la inmunidad de rebaño.

Al ritmo actual de vacunación y para alcanzar la inmunidad del rebaño en los países de la región, Uruguay necesitaría dos meses, Canadá tres; Ecuador 11; Argentina y Panamá 12; México, El Salvador y Costa Rica 13; Colombia 16; Paraguay 2,6 años; Bolivia 3,6; Guatemala 6,4; Honduras 8,6; y Nicaragua 9,4.

—Covax en problemas—

El programa Covax, una iniciativa global dirigida por la OMS, la Alianza de Vacunas (GAVI) y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI), está en crisis porque no tiene las vacunas necesarias para distribuir a los países de bajos recursos.

La premisa del mecanismo Covax es que ningún país debe recibir vacunas para más del 20% de sus habitantes, sin que antes todos los países hayan vacunado al menos al 20% de su población.

Su objetivo era distribuir 2.000 millones de dosis de vacuna COVID-19 para fines del 2021, cifra que solo alcanzaría para vacunar al 20% de la población de países pobres. Hasta el momento, Covax solo ha enviado unos 60 millones de dosis a 122 países participantes.

Siete países de África, entre ellos Botsuana, Ghana, Ruanda y Senegal, han usado casi el 100% de sus dosis de Covax, mientras que Kenia y Malawi casi el 90%, y Cabo Verde y Gambia ya usaron el 60% de sus vacunas.

La crisis se agrava porque el Instituto Serum (India) –mayor fabricante de vacunas del mundo y principal proveedor de Covax– se había comprometido a proporcionar mil millones de dosis, pero no ha enviado las vacunas prometidas en marzo, abril y mayo. Se teme que para finales de junio el déficit sea de 190 millones de dosis.

La razón de la demora es que la pandemia ha castigado tan duramente a la India, que sus autoridades decidieron usar las vacunas fabricadas en su propia población.

Ante esta grave situación, el Unicef, encargado de la entrega de estas vacunas, ha pedido a Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y EE.UU. (G7), que se reunirán en junio próximo, que donen el exceso de dosis que tienen al fondo de Covax para su distribución. Los miembros del G7 podrían donar 153 millones de vacunas, según Unicef.

En febrero pasado, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, prometió donar la mayor parte del sobrante de sus vacunas a los países pobres. Ese ofrecimiento aún no se cumple.

Del mismo modo, el 17 de mayo, el presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció que, además de los 60 millones de dosis de AstraZeneca que prometió donar para el 4 de julio, estaba donando un adicional de 20 millones de vacunas Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson para finales de junio. El envío de las vacunas de AstraZeneca está sujeto a que el medicamento sea aprobado por reguladores de EE.UU.

LEE: Las medidas de prevención deben ser replanteadas

Muchos observadores dicen que es injusto que los países ricos tengan tantas vacunas como para haber empezado a vacunar a sus adolescentes de bajo riesgo, mientras que algunos países pobres no tienen ni siquiera para vacunar a sus trabajadores de la salud o a sus poblaciones de alto riesgo.

Una rápida y eficiente vacunación debe ser la misión principal del próximo gobierno.

VIDEO RELACIONADO

¿LAS VACUNAS APROBADAS SERÁN EFECTIVAS CONTRA LA VARIANTE DEL COVID-19?

TE PUEDE INTERESAR

  • El espejo de la India en el Perú
  • Las vacunas y los trastornos de la coagulación
  • El COVID-19 se transmite por el aire
  • ¿Uno se puede infectar pese a estar completamente vacunado?
  • La variante brasileña del SARS-CoV-2 está en el Perú
  • Las secuelas del COVID-19 en asintomáticos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SÍGUENOS EN TWITTER…

!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);

elcomercio.pe

Siguenos en Google News como: El Comercio Online

El Comercio Online

Leave a Reply