Política

No hay derecho

No hay derecho

El 19 de marzo del a√Īo pasado, se report√≥ el primer muerto por COVID-19 en el Per√ļ, tres d√≠as despu√©s del primer confinamiento que dur√≥ 107 d√≠as. Nadie pensaba que esta pandemia iba a traer m√°s de 60 mil fallecidos, seg√ļn las cuestionadas cifras oficiales, y m√°s de 1‚Ä≤800.000 contagiados. El coronavirus hizo explotar los servicios de salud en todo el pa√≠s, impotentes para absorber la creciente demanda de camas UCI y ox√≠geno. A lo largo de ese tiempo, ha sido imposible frenar exitosamente el paso del virus, encontrando en cada esquina ineficiencias de un Estado que acumula a√Īos de inoperancia.

MIRA: El voto indeciso en el terreno de Pedro Castillo y Keiko Fujimori [AN√ĀLISIS]

Ya conocemos los efectos dram√°ticos que se han producido en la econom√≠a y la salud de todos los peruanos, que nos colocaban en una situaci√≥n de emergencia, solo comparable a una guerra. Pero, contra todo lo imaginable, los pol√≠ticos de todo color pol√≠tico se esmeraron para hacer cada vez m√°s peque√Īa su mirada y m√°s mezquinas sus decisiones. La cat√°strofe que mostraban los n√ļmeros era acompa√Īada por quienes se hund√≠an en el prop√≥sito de aprovecharse de sus puestos de funcionarios y la alegr√≠a de los opositores que quer√≠an ganar tribuna ante el creciente paso de los muertos. No hubo ning√ļn intento serio de crear espacios de unidad nacional contra la pandemia. Solo c√°lculo pol√≠tico, puro y duro.

Las elecciones no hicieron nada m√°s que extender esta pr√°ctica, con campa√Īas presenciales que mandaron a la cama a tres candidatos presidenciales, sin contar hasta los contagiados en estos eventos. Solo se escuch√≥ demagogia. Los dos candidatos que libran la competencia en esta segunda vuelta no han cambiado esta din√°mica perversa. Es decir, combatir la pandemia no se ha convertido en el tema central y principal de la campa√Īa. Los muertos son solo cifras de la estad√≠stica diaria. Se ha normalizado la muerte por coronavirus en el Per√ļ y la irresponsabilidad es su motor.

La organizaci√≥n del debate electoral es una prueba de ello. Un debate no es un mitin, ni un mitin es lo mismo, en medio de la pandemia. La concentraci√≥n de gente pas√≥ a ser un elemento m√°s de los problemas por superar y no el problema que hay que evitar, por el alto riesgo de contagio. La lucha por el poder no tiene l√≠mites. Si aspiran a gobernar, ¬Ņno deben ser los candidatos los primeros en dar el ejemplo de c√≥mo se debe manejar un ciudadano en relaci√≥n con el coronavirus? ¬ŅDesde cu√°ndo es suficiente colocarse una mascarilla para mostrar que se cuidan y cuidan al entorno? Ofrecer vacunas a diestra y siniestra ‚Äďteniendo entre allegados a quien han combatido las vacunas‚Äď, con propuestas que pretenden abrir toda actividad p√ļblica. No hay seriedad en candidatos que hacen sentir que estamos en un mundo distinto al que hoy miles de peruanos padecen y otros tantos lloran a sus muertos. Los candidatos tienen derecho a hacer campa√Īa, pero no tienen derecho a jugar con la vida de millones de peruanos.

TE PUEDE INTERESAR:

  • Elecciones 2021: franja electoral de segunda vuelta empezar√° el 25 de mayo
  • Debate en Chota: La viabilidad de las ideas expuestas por Pedro Castillo y Keiko Fujimori [AN√ĀLISIS]
  • Pedro Castillo y Keiko Fujimori, un debate en Chota con sabor a mitin | CR√ďNICA
  • El voto indeciso en el terreno de Pedro Castillo y Keiko Fujimori [AN√ĀLISIS]
  • Debate en Chota: los hitos del encuentro entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori
  • Entrevista a Rafael L√≥pez Aliaga: ‚ÄúEl Per√ļ est√° muy desordenado y no es tan dif√≠cil poner orden‚ÄĚ

elcomercio.pe

Siguenos en Google News como: El Comercio Online

El Comercio Online

Leave a Reply