Política

Los 100 días de Francisco Sagasti: errores y aciertos de un presidente elegido por la oposición

El presidente Francisco Sagasti se pronunció tras el arribo de las dosis de Sinopharm al Perú | Foto: Presidencia Perú

Este jueves se cumplen 100 días desde que Francisco Sagasti asumió la presidencia de la República en medio de una crisis sanitaria y económica desatada por la pandemia del COVID-19 y otra crisis política por la vacancia de Martín Vizcarra.

En 100 días de gestión, el gobierno de Sagasti vio llegar la segunda ola de la pandemia, logró traer dos lotes de vacunas, impuso una cuarentena por regiones y enfrentó el escandaloso caso de dos ministras vacunadas en secreto.

LEE TAMBIÉN: Allan Wagner sobre el rol de la Cancillería tras el ‘Vacunagate’: “La relación con China hay que cuidarla muchísimo”

La presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, asegura que “un desafío fue el comunicar a la ciudadanía los avances y logros que íbamos alcanzando. Aprendimos y hoy damos cuenta a la ciudadanía de las decisiones que asume el gobierno, periódicamente”. La comunicación política, precisamente, fue uno de los puntos más débiles del Ejecutivo.

Sagasti llegó a Palacio en noviembre pasado por acuerdo del Congreso y pasará a la historia del Perú como “el único presidente elegido por sus enemigos”, señala el analista Juan de la Puente, para quien “lo más destacado” del autodenominado gobierno de transición y de emergencia “es su sobrevivencia”.

“Quizás lo más importante -no sé si es bueno o malo- es la extraña fragilidad estable del gobierno. Cuando se escriba la historia de este periodo, va a señalarse que Sagasti es el único presidente elegido por sus enemigos. Eso es inédito. No recuerdo un caso así en el Perú y en América Latina. Además, que se mantenga 100 días en un gobierno que está en permanente vigilancia por sus enemigos hace que quizás lo más destacado sea su sobrevivencia”, dijo.

LEE TAMBIÉN: “Estamos cerrando la brecha de oxígeno poco a poco y de forma segura”, dice el presidente Sagasti

Lo bueno

El presidente Francisco Sagasti se pronunció tras el arribo de las dosis de Sinopharm al Perú | Foto: Presidencia Perú

Con Sagasti en Palacio “se vio un equipo que está tomando decisiones y eso le dio un respiro al país”, considera el experto en políticas públicas Flavio Ausejo. En su opinión, la incertidumbre que generó la vacancia de Vizcarra y el breve mandato de Manuel Merino ha disminuido con la presencia del actual mandatario.

El gobierno también concretó la compra y la llegada del primer millón de dosis contra el COVID-19. En el proceso “se vio una mayor apertura a la colaboración del sector privado”, señaló Pablo Lavado, director de la Maestría en Economía de la Universidad del Pacífico y experto en políticas públicas en Salud.

OPINIÓN: Balance de los 100 días de Sagasti: “Mucha filosofía pero poca gerencia, ¡hágase una!”

El arribo de las vacunas contó con el apoyo de una asociación que reunió donaciones de diversas empresas para fletar el avión que trajo las primeras dosis de la fórmula de Sinopharm desde China. Bermúdez dijo a El Comercio que se han asegurado “poco más de 48 millones de dosis incluyendo también los contratos firmados con el mecanismo Covax Facility y los laboratorios Pfizer y AstraZeneca”.

En opinión de De la Puente, la población encuentra que Sagasti “es menos ducho en la comunicación”, a comparación con Vizcarra, pero “mucho más eficaz para conseguir las vacunas”.

LEE TAMBIÉN: “He conversado con amigos psicoanalistas, psicólogos sociales, para tratar de entender lo que pasó”, dijo Sagasti sobre Mazzetti y el ‘Vacunagate’

Lo malo

La experiencia de la primera ola del COVID-19 mostró que la segunda provocaría nuevamente desabastecimiento de oxígeno, pero el gobierno no tomó las precauciones necesarias, coincidieron en señalar Ausejo y Lavado.

En general, “faltó mucha preparación para enfrentar la segunda ola, en términos de más camas UCI, más oxígeno y cercos epidemiológicos más inteligentes que no vayan en contra de la actividad económica”, dice Lavado.

Sagasti dijo el martes pasado que la demanda de oxígeno “sorprendió, pues en vez de duplicarse, se triplicó”. Añadió que “estamos poco a poco, pero de manera segura y realmente útil, cerrando la brecha de oxígeno”.

LEE TAMBIÉN: Gobierno confirma donación 20 toneladas de oxígeno por día a los hospitales del país

Tampoco se han aplicado mecanismos que permitan que las personas puedan tener dinero en el bolsillo, más allá del bono de 600 soles, “como la asignación de recursos focalizados para generar empleos temporales, una medida que ya se ha usado antes en el país, pero que no parece ser un aspecto que se esté discutiendo”, añade Ausejo.

Bermúdez reconoce que “otra oportunidad de mejora está en afinar la coordinación con los gobiernos locales para la fiscalización efectiva de los aforos y otras medidas para el control de la pandemia”.

A Sagasti también “le ha costado enterarse que tiene que gestionar un país, y esto se le vio desde el principio con el tema comunicacional y otras decisiones concretas que había que tomar y que corrigió en las últimas semanas”, opina Lavado.

Incluso cuando el mandatario anunció el inicio de cuarentena, lo hizo con un mensaje a la Nación que no logró disipar todas las dudas que generaban una medida como esa.

Por último, De la Puente considera que “luego de ser designado presidente, Sagasti ha mirado de reojo a la sociedad y la ha tomado muy poco en cuenta”.

Lo feo

La exministra Pilar Mazzetti dejó el Ministerio de Salud entre aplausos luego de estar al frente de este sector primordial en dos gobiernos durante la pandemia: el de Vizcarra y el de Sagasti. Pocos después, ella misma reconoció que recibió la vacuna en secreto (Foto: Presidencia)

La exministra Pilar Mazzetti dejó el Ministerio de Salud entre aplausos luego de estar al frente de este sector primordial en dos gobiernos durante la pandemia: el de Vizcarra y el de Sagasti. Pocos después, ella misma reconoció que recibió la vacuna en secreto (Foto: Presidencia)

Las exministras Pilar Mazzetti (Salud) y Elizabeth Astete (Relaciones Exteriores) se vacunaron en secreto contra el COVID-19. El caso, conocido como el ‘Vacunagate’, involucró a otros altos funcionarios, sus familiares y empresarios, y es investigado por la fiscalía, el Congreso y el Ministerio de Salud.

El gobierno retiró las gracias que había otorgado a Mazzetti por los servicios prestados a la Nación y nombró en su lugar a Óscar Ugarte. En tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores fue asumido por Allan Wagner.

La desaprobación popular

La desaprobación de Sagasti aumentó de 47% en enero a 51% en febrero, reveló la última encuesta de El Comercio – Ipsos. Las principales razones de la desaprobación fueron la consideración de que no está preparado para el cargo (32%) y de que ha gestionado mal la compra de vacunas y/o la lucha contra el coronavirus (29%).

Pero a la vez, la aprobación del mandatario creció de 34% a 38% en febrero. El principal motivo por el que se aprueba su gobierno es por considerar que gestiona bien la compra de vacunas y/o la lucha contra el COVID-19 (37%).

La respuesta de Bermúdez

Este Diario le pidió un comentario a la primera ministra sobre los errores y aciertos de los 100 días de gestión de Sagasti. Ella nos respondió por escrito con el siguiente texto:

Oportunidades y aciertos

Una adecuada gestión de la comunicación es un reto para cualquier gobierno. Con más razón para nosotros, que asumimos las riendas de un gobierno de transición y emergencia.

Nuestros primeros mensajes y acciones se enfocaron en elaborar e implementar las cinco prioridades del gobierno: elecciones, neutralidad y transferencia ordenada, lucha contra la pandemia, reactivación económica, educación para todos nuestros estudiantes y el fortalecimiento institucional y lucha contra la corrupción. Sin embargo, un desafío fue el comunicar a la ciudadanía los avances y logros que íbamos alcanzando. Aprendimos y hoy damos cuenta a la ciudadanía de las decisiones que asume el gobierno, periódicamente.

Otra oportunidad de mejora está en afinar la coordinación con los gobiernos locales para la fiscalización efectiva de los aforos y otras medidas para el control de la pandemia ocasionada por la Covid-19.

En cuanto a los aciertos, podemos mencionar la activa negociación para la adquisición de las vacunas contra la Covid-19, que nos han permitido traer un millón de dosis que ya se están aplicando al personal de salud y asegurar poco más de 48 millones de dosis incluyendo también los contratos firmados con el mecanismo Covax Facility y los laboratorios Pfizer y AstraZeneca.

Asimismo, por primera vez en la historia del país, hemos transparentado la gestión gubernamental al más alto nivel, haciendo públicas las actas de los Consejos de Ministros. Hemos sido flexibles y reconsiderado algunas decisiones tras recibir el sustento técnico, pero sobre todo escuchando a los involucrados y a la ciudadanía. Esta gestión basa sus decisiones en argumentos técnicos y respondiendo a las necesidades ciudadanas.

También, hemos afrontado la pandemia con una visión integral, considerando el enfoque sanitario, pero no limitándonos a él, pues en nuestro análisis se consideran también indicadores económicos, sociales, de salud mental de la ciudadanía, con un enfoque territorial que nos permite aplicar medidas diferenciadas.

Finalmente, hemos logrado consolidar un gabinete de expertos, profesionales comprometidos, motivados y dispuestos a brindar lo mejor de sí por su país que, además, trabaja en equipo planteando iniciativas intersectoriales.

TE PUEDE INTERESAR:

  • ‘Vacunagate’: Subcomisión aprueba informe que declara procedentes denuncias contra Vizcarra, Mazzetti y Astete
  • Bermúdez: Espero que todo este ruido no retrase la firma con Sinopharm para 2 millones de vacunas en marzo
  • Vacunagate: informe de calificación recomienda declarar inadmisible denuncia que incluye a Francisco Sagasti
  • Balance de los 100 días de Sagasti: “Mucha filosofía pero poca gerencia, ¡hágase una!” | OPINIÓN

elcomercio.pe

Siguenos en Google News como: El Comercio Online

El Comercio Online

Leave a Reply