Economía

Economía. Impulsan los plazos fijos en pesos pero ajustables por dólar

La medida busca alentar las colocaciones en pesos pero garantizando que mantendrán su valor en relación al dólar oficial.

El directorio del BCRA aprobó hoy la norma que impulsa a los bancos a ofrecer depósitos en pesos que no pagan una tasa de interés pero indexan el renta según la variación que tenga el tipo de cambio oficial durante el transcurso de la imposición. Fuente: Archivo

El Faja Central (BCRA) aprobó hoy una norma que apunta a divulgar la propuesta por parte de los bancos de los Depósitos de Interés Variable (DIVA) ajustables por la variación del dólar, es sostener, de plazos en fijos en pesos que no pagan una tasa de interés pero indexan el renta según la variación que tenga el tipo de cambio oficial durante el transcurso de la imposición.

La medida sondeo alentar las colocaciones en pesos pero garantizando que mantendrán su valía en relación al dólar oficial. En este sentido, tiene una inspiración noventista, al acudir a ese especie de señoreaje o protección de la divisa para alentar apuestas al vilipendiado peso.

El objetivo, aclaran desde la entidad, es valer la captación de este tipo de depósitos para que los bancos mejoren la prefinanciación de exportaciones en pesos, sin que se genere un descalce entre las monedas.

El impulso surge de una resolución adoptada hoy por el directorio de la entidad y plasmada en la circular “A” 7101. La norma crea un incentivo al permitir a las entidades deducir para la determinación de la porción de contado de la PGN en moneda extranjera las prefinanciaciones de exportaciones cuyo fondeo se impute a pasivos vinculados con la cambio del tipo de cambio en el mercado oficial de cambios.


La medida sondeo alentar las colocaciones en pesos pero garantizando que mantendrán su valía en relación al dólar oficial.

“Este cambio permitirá que las entidades financieras puedan ofrecer instrumentos de peculio vinculados a la cambio de la cotización oficial del dólar, conocidos como dólar link, y ofrecer préstamos a empresas exportadoras, generando un nuevo mercado para el peculio en pesos”, se esperanzan en el monstruo monetario.

En los hechos implica una universalización de los DIVAS en pesos atados a la variación del tipo de cambio (incluso los hay atados a la variación de la soja, por caso) para tratar de combatir los temores que se han instalado a un aumento en el ritmo de devaluación del peso.

El BCRA viene de habilitar un ajuste del 2,62% en el dólar oficial durante agosto. Se proxenetismo de una renta poco inferior a la del 2,7173% mensual que obtuvo un ahorrista que haya constituido un plazo fijo tradicional a la tasa mínima del 33% que están obligados a ofrecer los bancos.

Pero la débil posición de reservas líquidas que tiene la entidad (solo en lo que va de septiembre lleva vendidos rodeando de US$700 millones) y la carencia de estimular exportaciones hace temer que acelere el ritmo de devaluación del peso en delante.

De hecho, el extremo Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que elabora el Central, mostró que los analistas esperan para 2021 que el peso se deprecie 44,7%, para tratar de seguirle el ritmo a una inflación que estiman llegaría al 47% anual. La norma sondeo sacar provecho de ese temor.

Mejor control a las Facturas de Crédito Electrónicas

La entidad adicionalmente resolvió incluir en su página web (www.bcra.gov.ar) un link directo a la colchoneta de Facturas de Crédito Electrónica de la Caja de Títulos para posibilitar que los inversores puedan probar el incumplimiento en los plazos de plazo de las grandes empresas receptoras de esos mismos medios de plazo de las micro, pequeñas y mediadas empresas (mipymes).

El objetivo que se persigue abriendo esa colchoneta de datos es conquistar que las 1500 grandes empresas inscriptas en el régimen de Estructura Electrónica MiPyMEs cumplan efectivamente con los plazos de plazo que ellas mismas establecen en cada una de las facturas emiten las Mipymes proveedoras, poliedro que el respeto de esos plazos “redunda en beneficio de las mipymes emisoras de esas facturas”, ya que se negocian con una tasa de descuento determinada por los días de financiamiento.

“En la medida que las empresas no cumplen, es difícil la negociación y el descuento de las facturas electrónicas porque la tasa de interés implícita en el descuento de la extracto se vuelve incierta”, explicaron desde la entidad que conduce Miguel Pesce, donde la circunscribieron en el impulso que buscan darle a la ley de financiamiento productivo y esta osadía.

La Ley de Financiamiento Productivo relanzó la Estructura de Crédito Electrónica como una fuente genuina de financiación en el mercado para las micro, pequeñas y medianas empresas.

Cada mes, unas 138.000 mipymes emiten más de $200.000 millones en facturas electrónicas, con aventura de plazo de 1500 grandes empresas, lo que representa un importante potencial activo financiero a ser financiado por el mercado de capitales y el financiero, como ocurre en casi todos los países de la región y del mundo desarrollado.

La publicación será posible por un acuerdo que permite el golpe a la colchoneta de facturas de crédito electrónicas de la Caja de Títulos. “A través de la Central de Información Crediticia se podrá alcanzar a la colchoneta de Facturas de Crédito Electrónicas de la Caja de Títulos para solucionar que los inversores verifiquen el incumplimiento de plazo de las empresas”, informó hoy el Faja Central a través de un comunicado.

ADEMÁS

www.lanacion.com.ar

El Comercio Online

Leave a Reply