Policiaca

Femicidio de Ludmila: la necropsia reveló que hay signos de injusticia sexual y el sospechoso se negó a decidir

Femicidio de Ludmila: la autopsia reveló que hay signos de abuso sexual y el sospechoso se negó a declarar

Horror en Pardo. Las primeras conclusiones de la necropsia al cuerpo de Ludmila Pretti, la zagal de 14 abriles asesinada el domingo pasado en la casa a la que había asistido a una reunión con amigos, sostienen que hay signos de injusticia sexual. Si perfectamente la confirmación llegará con el resultado final de las pericias, las conclusiones preeliminares van en segmento con la investigación del fiscal, quien sostiene que la adolescente fue asesinada por su atacante para evitar que lo denunciara.

Por el crimen fue detenido Cristian Adrián Jerez, quien se negó a decidir delante el fiscal de la causa, Federico Soñora, a cargo de la Pelotón Eficaz de Instrucción (UFI) 4 del Unidad Legal Pardo-Común Rodríguez, por el delito de femicidio, que prevé la pena de prisión perpetua.

Fuentes judiciales y policiales informaron que el pronunciado fue capturado cerca de las dos de la crepúsculo del lunes, luego de que los investigadores detectaran actividad de su teléfono y un refrendador alertara al 911 sobre su presencia en inmediaciones de las calles Arístides y Diario La Nación, de esa plaza de la zona oeste del conurbano.

¿Cuánto vale la verdad?

El periodismo de calidad necesita de la ayuda de los lectores. Tu apoyo es fundamental.

De acuerdo a lo publicado por el diario Crónica, “la hipótesis del injusticia se sustente en que la chica tenía una ultraje en la fosa ilíaca izquierda, a la importancia de la pelvis, la cual sería compatible con una compresión manual que el atacante habría ejecutado con la mano derecha”.

De la pericia además se desprende que la zagal fue sujetada cuando todavía estaba con vida. La causa de homicidio ya fue confirmada: Ludmila fue asesinada por asfixia y el mecanismo fue “estrangulamiento a estratagema”. Los investigadores creen que fue asesinada con su propio pañuelo.

Reconstrucción del caso

“Estoy volviendo a casa en un remise”. Ese fue el postrer mensaje que Ludmila Pretti alcanzó a enviarle a sus padres ayer de “desaparecer”. Tenía 14 abriles y había ido el sábado a la tinieblas con amigos a un cumpleaños. Su cuerpo fue opuesto en una bolsa debajo de una cama en la plaza de Francisco Álvarez.

Según pudo restablecer su padre, Leandro Pretti, la zagal abandonó la fiesta, pero regresó horas luego al puesto. Ya no habían invitados y el dueño de la casa se convirtió así en el principal sospechoso del femicidio. Los movimientos pudieron ser reconstruidos por una aplicación de geolocalización del celular de Ludmila.

“El que se fugó estuvo hablando conmigo, me miró a los fanales”, advirtió el papá de Ludmila, en diálogo con Semanario Ahora. “Se fue a apañarse un documento y no volvió más. Es el que estaba alquilando la casa. Se fueron todos y la nena quedó sola con él. Hay vecinos que dijeron que este tipo estaba acostumbrado a amenazar pendejas”, reforzó.

Luego de explorar los movimientos del celular de la víctima, la Policía allanó la casa que Jérez alquilaba. “Por una aplicación del celular se detectó que la chica había estado en ese domicilio y se allanó de inmediato. Cuando llegamos, nos encontramos con la zagal muerta”.

“La data de la homicidio data indica que fue entre las seis y las doce del mediodía del domingo. Aparentemente fue ahorcada, aunque esto se podrá corroborar recién con la necropsia. El estudio además permitirá retener si hubo injusticia sexual”, sumaron fuentes de la estructura.

www.bigbangnews.com

El Comercio Online

Leave a Reply