Mundo

el rol de América Latina en el exposición y fabricación de la vacuna rusa contra el coronavirus – Prensa Vaco

BBC Mundo

Rusia espera empezar la distribución internacional de su vacuna en noviembre.

Rusia paciencia abrir la distribución internacional de su vacuna en noviembre.


Y durante la conferencia de prensa que siguió a la publicación de esos resultados el viernes en la revista científica The Lancet, el presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kirill Dmitriev, destacó la posible décimo de al menos un país iberoamericano en el proceso.

Rusia registró la Sputnik V antiguamente de que se hicieran públicos los resultados de las primeras dos fases de ensayos clínicos -que no revelaron bienes secundarios graves y sí una importante respuesta inmunológica en todos los 76 participantes- y ya la está aplicando localmente entre voluntarios pertenecientes a grupos en peligro.

Pero su adquisición y uso por parte de terceros dependerá en buena medida de los resultados de más pruebas, así como de un aumento de la capacidad de producción que requerirá de la décimo de otros países.

“Nuestra principal traba ahora mismo es la disponibilidad de capacidad de producción suficiente para satisfacer la demanda, por lo que estamos trabajando activamente con muchos países para producirla fuera de Rusia”, explicó Dmitriev.

“(Pero) tenemos acuerdos con India, Brasil y otros países“, aseguró el ejecutor del fondo estatal que financia el exposición y producción de la vacuna.

Y aunque el RDIF no ha querido confirmarlo ni negarlo, hay utensilios que sugieren que entre esos “otros países” podrían figurar otras naciones latinoamericanas.

Kirill Dmitriev

Getty Images
Kirill Dmitriev es el presidente ejecutor del fondo de inversión que financia el desarollo y producción de la vacuna rusa.

“No vamos a hacer comentarios sobre América Latina hasta el 10 de septiembre, cuando vamos a presentar nuestra logística latinoamericana“, le dijo a BBC Mundo el secretario de prensa del RDIF, Arseniy Palagin, al ser preguntado por las declaraciones de las autoridades de México y Venezuela sobre de una posible décimo de esos países en nuevas pruebas clínicas.

Sobre el rol de estos países no hay mención en el portal oficial de la vacuna Sputnik V, pero ahí, encima de la ya citada décimo de Brasil, se dice que incluso “se está estudiando la posibilidad de producir la vacuna en (…) Cuba“.

La prensa, por su parte, incluso ha mencionado a Argentina como un posible fabricante de la vacuna, luego de que el representante de la provincia de Tierra de Fuego hiciera sabido su “exclusivo interés y predisposición para trabajar de modo cooperativa”.

Y hasta Nicaragua ha sonado como candidata, pues en el país centroamericano opera un laboratorio de producción de vacunas de renta y tecnología rusa que, según las autoridades pinoleras, estaría en capacidad de reproducir la Sputnik V.

¿Qué se sabe hasta el momento de todas estas posibilidades? ¿Y cuándo estaría la Sputnik V habitable en América Latina?

Brasil, ¿centro regional?

Brasil es sin duda la principal envite del RDIF para la producción en América Latina de la vacuna desarrollada en Moscú por el Instituto Gamaleya, aunque la décimo del gigantesco sudamericano todavía no está garantizada.

El RDIF firmó un acuerdo con el gobierno del estado de Paraná para la posible fabricación de la Sputnik V por el Instituto de Tecnología de Paraná, TecPar, y según Palagin incluso están considerando otros socios potenciales para convertir a Brasil en el centro regional de producción de la vacuna.

Mujer pasa frente al Instituto Gamaleya

Getty Images
La Sputnik V fue desarrollada por el Centro Doméstico de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú.

“Hay sin confiscación que entender que en estos momentos los reguladores en Brasil están analizando nuestros datos y los fabricantes en Brasil están estudiando nuestro proceso de manufacturación, por lo que es importante no sobredimensionar esto”, le recalcó el vocero del RDIF a BBC Mundo.

Y, efectivamente, a finales de la semana pasada la Agencia Doméstico de Vigilancia Sanitaria de Brasil, Anvisa, todavía no le había entregado el gastado bueno a la Sputnik V.

“No hemos recibido una solicitud formal de autorización de estudios clínicos de la vacuna rusa, ni siquiera una solicitud de registro”, le dijo a BBC Mundo Anvisa.

La agencia, sin confiscación, mencionó la realización de “varias reuniones preparatorias previas con los interesados en el exposición de la vacuna, específicamente el gobierno de Paraná”.

Y, el mismo viernes, TecPar anunció que esperaban someter el protocolo de firmeza de sus ensayos clínicos de etapa 3 a finales de septiembre, lo que en caso de respuesta positiva de Anvisa le permitiría iniciar los mismos a finales de octubre.

Vacunas Sputnik V

Getty Images
Si todo marcha como previsto, el TecPar comenzaría a producir la vacuna en la segunda centro de 2021.

“Recibimos los resultados de las fases 1 y 2 hace 18 días, los traducimos y ya comenzaron a ser interpretados por nuestros equipos técnicos”, explicó el director-presidente del TecPar, Jorge Calado, para quien “hay una buena tasa de confiabilidad para esta vacuna” que sin confiscación tiene que ser confirmada por las nuevas pruebas.

Para estas TecPar tiene prevista la décimo de unos 10.000 voluntarios -adicionales a los 40.000 que ya participan en los ensayos de etapa 3 en Rusia- a los que se le aplicarían vacunas facilitadas por el Instituto Gamaleya.

“Una vez comprobada la efectividad de las pruebas, lo que debería ocurrir 60 días a posteriori del inicio de la inmunización en los voluntarios, se presentará una nueva solicitud de registro en presencia de la Anvisa para la inmunización efectiva en el circunscripción franquista. Las primeras dosis serán importadas”, se explica en una nota de prensa de TecPar facilitada a BBC Mundo.

“Como el protocolo implica transferencia de tecnología, en un segundo momento habrá producción en circunscripción franquista por parte de Tecpar. Se estima que esto solo ocurrirá en la segunda centro de 2021“, se lee en la misma.

Compitiendo con otras vacunas

Las fechas no coinciden exactamente con las adelantadas por el RDIF para el inicio de la producción de la Sputnik V en el extranjero, pues según Dmitriev el objetivo es que las primeras dosis fabricadas fuera de Rusia puedan ser distribuidas en el extranjero a partir de noviembre.

Brasil, sin confiscación, no es el único país que podría producir esas vacunas, con India insinuándose como un coligado especialmente importante para el RDIF y el Instituto Gamaleya, que incluso han mencionado a Corea del Sur, Arabia Saudita y Turquía como posibles fabricantes.

Investigador del Instituto Gamaleya.

Getty Images
Varios países latinoamericanos participan de varias maneras en el exposición de varias vacunas.

Parece poco probable, en cualquier caso, que otros países latinoamericanos puedan moverse más rápidamente que Brasil, al que el colaborador de prensa de la embajada de Rusia en ese país, Iván Knovalov, incluso identifica como un “coligado táctico” y “un potencial centro de producción y distribución de inmunizantes para toda América Latina”.

“La colchoneta tecnológica y productiva brasileña permite enaltecer pruebas y organizar rápidamente la producción de vacunas”, le explicó Konovalov a BBC Mundo.

Y aunque Brasil no es el único país de la región con capacidades probadas en la fabricación de vacunas, el interés de Cuba en desarrollar su propia vacuna, Soberana 01, y el ya anunciado compromiso de México y Argentina para participar en la manufacturación de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, podrían sugerir algunos obstáculos a su involucramiento con la Sputnik V.

Planta de mAbxience en Garín, provincia de Buenos Aires

Camarilla Insud
El laboratorio argentino mAbxience tiene previsto producir hasta 250 millones de dosis de la vacuna de Oxford en esta planta de Buenos Aires.

De la posible décimo de Argentina en la manufacturación y distribución de la vacuna rusa, hasta la término solo se conoce la propuesta del representante de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, de “ser parte del software de producción y promoción” de la vacuna Sputnik V.

México, sin confiscación, confirmó la semana pasada que había sido invitado a participar en la etapa 3 de los ensayos clínicos de la vacuna Sputnik V, aunque incluso dijo que todavía no había recibido los resultados de las fases 1 y 2.

“Significa que en los primeros días de octubre, si la autoridad regulatoria de vigor así lo considera, que esperemos que así sea, se pueda traer a México esta vacuna”, dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard de las dosis que se aplicarían a entre 500 y 1.000 voluntarios.

Pero, por el momento, el interés mexicano no parece estar orientado tanto a una posible fabricación locorregional de la vacuna rusa, sino a “respaldar el camino oportuno” a la misma en caso de que se compruebe que esta es “segura y efectiva”.

“De resultar positivos los resultados, y que la autoridad regulatoria, Cofepris, así lo disponga, (la vacuna rusa) ya estaría habitable en los próximos meses en México”, declaró Ebrard, sugiriendo así el uso de dosis importadas desde otros países.

“Evaluando capacidades”

Por lo demás, todavía no hay término para la décimo de Venezuela en los ensayos clínicos de la vacuna rusa, ni seguridad de que podría ser uno de sus fabricantes.

“En los próximos días pediremos los voluntarios que hacen errata para ponerse la vacuna y participar por Venezuela en la etapa 3 del Sputnik V“, anunció el presidente venezolano Nicolás Formado el 30 de agosto pasado, sin dar mayores detalles.

Investigadora del Instituto Gamaleya.

Getty Images
La vacuna Sputnik V se está probando actualmente en 40.000 voluntarios en Rusia, a los que se sumarán voluntarios de otros países.

“Ya se han firmado los documentos de confidencialidad y en cualquier momento vamos a anunciar el inicio de la prueba de la vacuna en pacientes venezolanos”, insistió una vez más el mandatario el pasado domingo, cuando incluso aseguró que “Venezuela tiene los laboratorios y la capacidad industrial para producir todas las vacunas”.

Según Andrey Ryaposov, colaborador de prensa de la embajada de Rusia en Caracas, actualmente se están evaluando las capacidades productivas venezolanas para participar en el proceso de envasado de la vacuna, en una primera etapa, y en la posible fabricación de la misma más delante.

“Ahora trabajan los especialistas técnicos de los dos lados, pero todavía no hay fechas“, le dijo a BBC Mundo.

Y poco parecido podría estar ocurriendo en Nicaragua, donde el gobierno ha entregado por sentada la décimo del Instituto Hispanoamericano de Biotecnología Mechnikov -un laboratorio locorregional adscrito al Instituto de Investigación Científica de Vacunas y Sueros de San Petersburgo- en la fabricación de la Sputnik V para Latinoamérica.

Investigadora del Instituto Gamaleya.

Getty Images
Tanto Nicaragua como Venezuela afirman tener las capacidades para producir la vacuna.

BBC Mundo se puso en contacto con el director del centro, Stanislav Uiba, para tratar de obtener mayores detalles, pero no obtuvo respuesta.

La capacidad del laboratorio, inaugurado en octubre de 2017, ha sido puesta en duda por expertos nicaragüenses, que sostienen que en el mejor de los casos el mismo podría funcionar como centro de envasado de la Sputnik V.

Uiba, sin confiscación, le declaró a medios locales que su laboratorio podría abrir a producir la vacuna rusa en Nicaragua a finales de año.

Pero si en realidad es parte o no de los planes del Instituto Gamaleya y del Fondo Ruso de Inversión Directa probablemente se sabrá hasta este 10 de septiembre, cuando se hagan públicos los planes de Rusia para su vacuna en Latinoamérica.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Turista nuestra cobertura exclusivo


 


BBC Mundo

www.prensalibre.com

El Comercio Online

Leave a Reply